Tratamiento psicológico para duelos y rupturas

El duelo es una respuesta emocional natural ante la pérdida de un ser querido. Es un proceso que implica la adaptación a una nueva realidad sin la presencia física de la persona fallecida.

Es un camino único y personal que puede involucrar una amplia gama de emociones: desde la tristeza profunda, rabia, sensación de no poder vivir sin la persona que no está, negación,…

En muchos casos, las personas sólo necesitan tiempo para que esto vaya pasando, y pueden recuperarse de la pérdida del ser querido. Pero en otros casos, cuando el malestar se alarga en el tiempo y la persona no consigue superar lo que le ocurre por su cuenta, es necesario recurrir a ayuda profesional.

En el caso de las rupturas amorosas, a veces el proceso del duelo también se presenta y se vuelve largo y doloroso. Si este es tu caso, nuestro equipo puede acompañarte

tratamiento duelos y rupturas

Principales síntomas

Los duelos y las rupturas son experiencias emocionalmente intensas y dolorosas, que conllevan un proceso de adaptación y sanación. Cada persona vive y procesa estas situaciones de manera única, pero existen ciertos síntomas comunes que pueden indicar la necesidad de apoyo psicológico. A continuación, detallamos algunas señales que pueden surgir tras un duelo o una ruptura:
  •  

    1. Tristeza profunda: La tristeza es uno de los síntomas más comunes del duelo. Las personas pueden sentir una profunda tristeza y melancolía debido a la pérdida de un ser querido.
    2. Irritabilidad: El duelo puede generar sentimientos de irritabilidad y frustración.
    3. Ansiedad: La preocupación y la ansiedad sobre el futuro, la seguridad y el bienestar pueden aumentar durante el duelo.
    4. Sentimientos de culpa: Las personas en duelo a menudo experimentan sentimientos de culpa o remordimiento, cuestionando si pudieron haber hecho algo diferente para evitar la pérdida.
    5. Enojo y rabia: El duelo a veces se manifiesta como enojo o rabia, ya sea hacia la persona fallecida, hacia uno mismo o hacia el mundo en general.
    6. Shock y entumecimiento: Al principio, es común sentirse en estado de shock o entumecimiento emocional, como si la realidad de la pérdida no hubiera sido completamente procesada.
    7. Sensación de vacío: Las personas en duelo a menudo describen una sensación de vacío o pérdida de propósito en la vida.
    8. Dificultad para concentrarse: El duelo puede afectar la concentración y la capacidad de prestar atención a tareas cotidianas.
    9. Fatiga: El proceso de duelo puede ser agotador, lo que a menudo lleva a la fatiga y la falta de energía.
    10. Síntomas físicos: El estrés del duelo puede manifestarse en síntomas físicos, como dolores de cabeza, problemas gastrointestinales o trastornos del sueño.
    11. Sentimientos de desesperanza: Algunas personas pueden experimentar una sensación de desesperanza sobre el futuro y la posibilidad de encontrar alegría nuevamente.
    12. Aislamiento social: El duelo puede llevar al aislamiento social, ya que algunas personas se sienten incomprendidas o prefieren pasar tiempo solas para procesar sus emociones.

     

    Es importante recordar que el duelo es un proceso natural y saludable que puede llevar tiempo. No hay un «tiempo adecuado» para el duelo, y cada persona lo vive de manera diferente. Si los síntomas de duelo se vuelven abrumadores o duran un tiempo excesivamente prolongado, puede ser beneficioso buscar apoyo de un profesional de la salud mental para ayudar en el proceso de adaptación y recuperación.

Nuestro proceso presencial en Bilbao

Quiero acudir, ¿Cómo lo hago?

Pide tu primera sesión gratuita, a través de la página web, por whatsapp o por teléfono. Si tienes dudas contáctan

¿Dónde tengo que ir? ¿qué tengo que llevar?

Acude a nuestra consulta en Calle Ledesma 10 Bis, 6º Piso, Oficina 1. En la primera sesión, no debes traer nada, se trata de hablar de lo que te ocurre con la psicóloga o psicólogo del equipo, resolver todas tus dudas y saber cómo será el tratamiento.

¿Qué sucede después de la primera sesión?

A partir de la segunda sesión, se te reservará una hora para todas las semanas (o con la frecuencia que acuerdes con tu terapeuta). Si trabajas a turnos, no te preocupes, encontraremos una solución.

¿Y si no puedo asistir?

Si no puedes acudir es importante que avises con 24 horas de anticipación para que podamos reprogramar tu cita. En caso de no hacerlo la sesión se cobra íntegramente

Nuestro proceso Online

Quiero pedir cita, ¿cómo lo hago?

Pide tu primera sesión gratuita a través del enlace. Si tienes dudas, escríbenos al WhatsApp o al correo y responderemos lo más pronto posible.

¿Cómo me conecto con mi terapeuta?

Se te enviará un email con la confirmación de la cita y un enlace para que puedas conectar con tu terapeuta. 24 horas antes de la sesión se te enviará un recordatorio por email.

¿Qué debo esperar después de la primera sesión?

A partir de la segunda sesión, se te reservará una hora para todas las semanas (o con la frecuencia que acuerdes con tu terapeuta). Si trabajas a turnos, no te preocupes, encontraremos una solución.

¿Y si no puedo asistir?

Si no puedes acudir es importante que avises con 24 horas de anticipación, puedes acceder con tu usuario en la web y establecer una cita nueva, en caso de no hacerlo la sesión se cobra íntegramente.

Nuestros usuarios miembros de la familia.

Más información de Tratamiento psicológico para duelos y rupturas

Es importante reconocer que el proceso de duelo es altamente individual y varía de persona a persona. No hay una «manera normal» específica de experimentar el duelo, y las emociones y respuestas pueden ser muy diferentes entre las personas. Sin embargo, hay situaciones en las que el duelo puede volverse más complicado o problemático. Aquí hay algunas señales que podrían indicar que un duelo no está siguiendo un proceso normal:

  1. Duración prolongada: El duelo es un proceso que puede llevar tiempo, pero si una persona permanece en un estado de duelo intenso durante un período excesivamente prolongado, esto podría indicar una complicación.
  2. Incapacidad para realizar actividades diarias: Si la persona en duelo se vuelve incapaz de llevar a cabo actividades diarias esenciales, como trabajar, cuidar de sí misma o de su familia, podría ser una señal de que el duelo está interfiriendo significativamente en su vida.
  3. Aislamiento extremo: El aislamiento social puede ser común durante el duelo, pero si alguien se aísla completamente durante un período prolongado y evita todo contacto social, esto podría ser preocupante.
  4. Síntomas de salud mental graves: Si una persona en duelo muestra síntomas graves de trastornos de salud mental, como pensamientos suicidas, autolesiones o un deterioro significativo de su salud mental, es fundamental buscar ayuda inmediata.
  5. Duelo complicado o traumático: Si la pérdida involucra circunstancias traumáticas o complicadas, como una muerte violenta, un suicidio o la pérdida de un niño, es más probable que el duelo sea complicado y requiera apoyo adicional.
  6. Abuso de sustancias: Si la persona en duelo recurre al abuso de sustancias, como el alcohol o las drogas, para hacer frente al dolor, es una señal de preocupación.
  7. Negación extrema o incapacidad para aceptar la realidad: Si alguien permanece en un estado de negación prolongado y no puede aceptar la realidad de la pérdida, esto podría indicar un duelo complicado.
  8. Síntomas físicos graves: El duelo puede tener efectos físicos, pero si una persona experimenta síntomas graves, como insomnio crónico, pérdida significativa de peso o problemas médicos relacionados con el estrés, debe buscar ayuda médica.

 

Cuando se observan señales de que un duelo no está siguiendo un proceso normal, es fundamental buscar apoyo de un profesional de la salud mental. Los terapeutas especializados en duelo pueden brindar orientación y apoyo en el proceso de adaptación a la pérdida. La identificación temprana de problemas y la búsqueda de ayuda adecuada pueden ser clave para ayudar a la persona en duelo a recuperarse. Pide una sesión gratuita con nuestro equipo especializado.